Larancuent visita a doña Milagros en DIGEIG y tratan sobre políticas de Gobierno y Datos Abiertos

30 de marzo de 2021. Osvaldo Larancuent, presidente de isoc.do, fue recibido por doña Milagros Ortiz Bosh, a cargo de la Dirección de Ética e Integridad Gubernamental (DIGEID), tratando temas relacionados a Gobierno Abierto, Datos Abiertos, Fake News, y la consulta pública sobre las políticas de datos abiertos que llevan a cabo; evaluando las oportunidades de colaboración.

Una de las iniciativas más progresistas del gobierno dominicano ha sido la de adoptar la carta internacional de principios sobre Datos Abiertos, que reconocen como Datos Abiertos los datos digitales que son puestos a disposición con las características técnicas y jurídicas necesarias para que puedan ser usados, reutilizados y redistribuidos libremente por cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar.

Estos datos estimulan la adopción de una conducta transparente por las diferentes instituciones gubernamentales, al compartir de forma transparente los datos de sus nómina, su ejecución presupuestaria a través de sus portales en la web, que pueden ser leídos no solo a través de archivos de lectura (PDF o imágenes), sino también a través de herramientas computacionales, que a su vez influye en la creación de aplicaciones informáticas por la sociedad, para dar seguimiento a sus variaciones.

Sin embargo, los datos abiertos debe fundamentarse en una política publica que promueva una cultura de datos, no solo en el sector público, obligados por ley y por exigencia publica a una conducta transparente; sino del tipo operativo, es decir cada entidad regula o gestiona un recurso público, ya sea el medio ambiente, la economía, aspectos financieros, el tránsito vehicular, horarios de servicios, rutas, recorridos, entre otros.  Pero, ¿dónde están estos datos?  ¿Por qué no son publicados?   Es una de las preocupaciones de la sociedad moderna, que se apoya en tecnologías digitales para extraer datos públicos y legibles por máquinas utilizando algoritmos informáticos, y que son almacenados en grandes repositorios o bases de datos (big data), que luego son analizadas y procesadas, aplicando métodos de inteligencia artificial, para la identificación de patrones de conducta, de reacciones, de opiniones, en la preferencias que facilitan una oferta de productos o servicios, físicos o digitales, ya sea comerciales, gubernamentales o sociales que son demandados por diferentes tipos de usuarios.  Esto no puede ser logrado sin datos, de costo asequible, y preferiblemente de licencia abierta, gratuitos, en lo que ha venido a ser denominado cómo bienes comunes digitales.  Este último concepto está conectado con la Hoja de Ruta de la Cooperación Digital, propuesta por el Panel de Alto Nivel de Cooperación Digital de las Naciones Unidas.
Estas informaciones en la actualidad en un estado estático, cobran mayor importancia con la adopción de dispositivos de internet de las cosas (IoT), un conjunto de sensores que miden el medio ambiente, la temperatura, contaminación de ruido o de dióxido de carbono, iluminación, entre otros a los que cada vez son más disponibles para la sociedad en general.  Incluso los investigadores científicos, comparten los datos capturados para apoyar sus investigaciones, con el interés de que puedan ser reproducidas por otros colegas e interesados del mundo académico.
Esta cultura debería ser transversal a los diferentes gremios, asociaciones o empresas ya sea del deporte, el transporte, la salud, la banca, el comercio para compartir indicadores operativos útiles para ser interpretados o que apoyen nuevos procesos, como en un tipo de encadenamiento productivo, basado en datos.
Datos abiertos - digeid

Iván Cruz, Berenice Barinas, Osvaldo Larancuent, Milagros Ortiz Bosch, Elizabet Díaz en DIGEID, en visita de isocdo y el proceso de Consulta Publica Datos Abiertos

 

Y precisamente en ese elemento cobran sentido las políticas de Gobierno Abierto, que a través de la construcción de paneles digitales de consulta interactiva, permitiría recibir de la población opiniones, comentarios sobre el acontecer público, necesidades o informaciones cuya trazabilidad o seguimiento usualmente se pierde en el proceso burocrático del país.  En este sentido las redes sociales se han convertido en un instrumento directo de comunicación ciudadana, en la que se reportan diferentes tipos de incidentes, opiniones, incomodidades o complicaciones ante los cuales sentimos impotencia.

Osvaldo Larancuent, presidente de isoc.do, expresó su admiración por  la gestión que lleva a cabo doña Milagros y su equipo a través de la consulta pública sobre las políticas Datos Abiertos, y ofreció colaboración de la comunidad para desarrollar programas de alfabetización en la gestión de datos, así como eventos tipo hackathon, bootcamps, que atraiga a equipos talentosos interesados en innovar a través de tecnologías digitales, que saquen provechos de los datos abiertos, y generen soluciones con impacto social profundo.


Capítulo Internet Society
de la República Dominicana
https://isoc.do

Impactos: 2